Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Blog de salud del hospital del grupo sanitario Vithas en Galicia

El duro adiós a las vacaciones de verano

5 comentarios

El período vacacional sirve para desconectar de la rutina, descansar y huir un poco del estrés de la ciudad para pasar más tiempo con nuestros amigos y familiares. Nos gusta disfrutar de la playa, el sol y el buen tiempo, pero toda esta diversión se acaba en algún momento y tenemos que afrontar de nuevo la realidad del día a día.

Cuando volvemos a nuestro entorno laboral y a nuestras obligaciones, debemos hacerle frente a una rutina más ajustada y firme. A simple vista todo nos resulta más pesado y que requiere una mayor concentración y esfuerzo, lo que puede interferir severamente en nuestra operatividad y calidad de trabajo. Volver a incidir con las presiones y obligaciones diarias puede tener consecuencias negativas en la salud, como el aumento de la ansiedad. La ansiedad, aunque sea un fenómeno que de alguna forma u otra, nos ocurre a todas las personas, en ocasiones puede derivar negativamente en sensaciones corporales y pensamientos automáticos que nos generan malestar.

El soleado verano ya se acaba.

El soleado verano ya se acaba.

Pedro Santamaría Gargamala, psicólogo en nuestro hospital, nos cuenta que el término síndrome postvacacional, llamado también en ocasiones depresión postvacacional, se refiere a la ansiedad o estrés emocional que aparece cuando volvemos de un período de vacaciones, en el momento en que nos reincorporamos a nuestra vida laboral o escolar.

“No se considera una enfermedad, pues no existe un consenso de especialistas que haya definido este fenómeno; más bien se trata de un proceso de adaptación a la rutina que, en ocasiones, puede resultar duro y cargante. Si bien la Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que un 35% de trabajadores ente 25 y 40 años podría sufrir este malestar en la reincorporación, la mayoría de las personas aprende a convivir con ello. Conocer qué es lo que activa nuestro malestar, ya sea una persona de nuestra empresa, la excesiva carga de tareas, la dificultad del encargo o la responsabilidad que conlleva, nos va a permitir adaptarnos y buscar soluciones”, afirma el psicólogo Pedro Santamaría del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima.

¿Cómo podemos superar la depresión postvacacional?

No todas las personas van a sentir el síndrome postvacacional de la misma forma y su intensidad va a depender de las características de la personalidad de cada uno. En general, ocurre con más frecuencia entre personas con trabajo poco satisfactorio, muy estresante o en una situación de mal ambiente laboral. Aún así, existen maneras generales para reducir este malestar, por lo que se recomienda:

  • Prevenir ante todo. Por ello, durante las vacaciones, hay que mantener ciertos hábitos y rutinas, así como tener los horarios de sueño fijos para no alterar nuestro reloj biológico, así como las actividades placenteras de ocio anteriores a las vacaciones.
  • Es importante planificar la incorporación al trabajo antes de que las vacaciones finalicen, a ser posible media semana antes, para que ese comienzo sea progresivo. De esta manera, será más fácil cumplir de manera estricta el horario laboral y no hacer el primer día una jornada extremadamente larga.
  • La actitud es también un hecho primordial. Intentar distinguir los momentos buenos y malos en el trabajo, dejando de lado los segundos y centrarse concienzudamente en cuáles son los desencadenantes de estos buenos momentos, poner todo de nuestra parte para que surjan más a menudo; charlar con los compañeros, amigos y familiares para así socializar y amenizar las horas de trabajo; estar animado y tener planes al salir de la oficina o de las clases, para así realizar algunas actividades que no estén sujetas a la rutina diaria y también nos den una excusa para desligarnos y olvidarnos de nuestras tareas. Planificar alguna pequeña escapada o excursión a un sitio cercano, o una cena en un sitio diferente, para los primeros fines de semana después de la reincorporación. Practicar yoga o meditación, así como algún deporte puede mantenernos la mente ocupada y relajarnos para no sentir tanta presión.

Todas estas actitudes mejoraran drásticamente los síntomas del malestar.

Si aparecen síntomas más severos, como tristeza excesiva o ideas extrañas e inadecuadas, si ve que el malestar le impide desarrollar su rutina diaria, probablemente no tenga que ver con el estado postvacacional, aunque coincida en el tiempo, y sea preciso la consulta con un profesional de la salud mental.

Anuncios

5 pensamientos en “El duro adiós a las vacaciones de verano

  1. Pingback: El duro adiós a las vacaciones de verano | xabierlopezescalante

  2. Pingback: El duro adiós a las vacaciones de verano | jrsantamariablog

  3. Pingback: Operación retorno de tráfico: ¿Qué hacer ante un accidente de tráfico? | Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

  4. Pingback: Operación retorno de tráfico: ¿Qué hacer ante un accidente de tráfico? | Blog corporativo de Vithas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s