Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Blog de salud del hospital del grupo sanitario Vithas en Galicia

Diabetes: Una enfermedad nada dulce

2 comentarios

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido dedicar este año la conmemoración del Día Mundial de la Salud a la Diabetes, ya que, según sus propios estudios, actualmente unas 350 millones de personas padecen esta enfermedad. Con tal motivo, la endocrino del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, María Luisa Fernanda Pérez Méndez, nos explica algunos conceptos básicos de la diabetes, sus causas, prevención y tratamientos.

 

Doctora Maria Luisa Fernández, Hospital Vithas Fátima

Doctora Maria Luisa Fernández, endocrino del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

La insulina es  la hormona que regula el azúcar en la sangre. Esta hormona se produce en el páncreas. La diabetes mellitus se ocasiona cuando cuándo nuestro páncreas no es capaz de producir insulina (tipo 1) o cuando no produce la suficiente o las células no hacen uso de la insulina (tipo 2). Hay un tercer tipo de diabetes, la gestacional, que se origina cuando el cuerpo no es capaz de hacer frente a la demanda de insulina que se ocasiona durante el embarazo.

Cuando la diabetes no está controlada se produce una hiperglucemia, o un aumento de azúcar en sangre, que puede provocar graves daños en el corazón,  riñones y afectar, también, a otros órganos como ojos, vasos sanguíneos. La afectación de estos órganos puede provocar infartos, insuficiencia renal, ceguera o la amputaciones de miembros.

La preocupación de la OMS no sólo radica en la importancia que tiene esta enfermedad por sí, sino en que su incidencia no hace más que crecer, tanto es así que calcula que en los próximos 20 años se duplicará el número de enfermos en el mundo, llegando hasta los 700 millones de personas. Además, a nivel global, preocupa que la mayor parte de las muertes (cuatro de cada cinco) se producen en países de ingresos económicos bajos y medios.

Además, la Organización Mundial de la Salud asegura que mientras la diabetes mellitus tipo 1 (cuando el páncreas no produce insulina) no se puede prevenir, la tipo 2 sí. Esta prevención es relativamente fácil puesto que se trata, fundamentalmente, de mantener unos hábitos de vida saludables.

Consejos prácticos

Para prevenir la diabetes, es importante que aquellas personas que tienen un alto riesgo de padecerla se sometan a controles periódicos de sangre y orina, e incluso a una curva de glucosa para estudiar detalladamente la capacidad del páncreas de generar insulina y cómo el cuerpo asimila la glucosa.

En cualquier caso, la OMS considera probado que hay una serie de cambios en el estilo de vida resultan eficaces para prevenir la diabetes tipo II o para retrasar su aparición. Así aconseja:

  • Alcanzar y mantener un peso saludable.
  • Mantenerse físicamente activo con, al menos, 30 minutos de actividad regular e intensidad moderada la mayor parte de los días de la semana.
  • Consumir una dieta saludable que contenga entre tres y cinco raciones diarias de fruta y hortalizas, así como una cantidad reducida de azúcar y grasas saturadas.
  • Evitar el tabaco debido a la fuerte relación que tiene con las enfermedades cardiovasculares.

Y en el caso de las personas que tienen ya diagnosticada la enfermedad, es importante que sigan una serie de recomendaciones, como:

  • Mantener un horario de comidas regular.
  • Comer cantidades moderadas de hidratos de carbono antes de hacer cualquier ejercicio.
  • Ajustar las dosis de los medicamentos a las necesidades reales.
  • Llevar siempre azúcar encima por si fuera necesario incrementar el nivel de glucosa.

Síntomas

Pero… ¿qué síntomas me pueden hacer sospechar que tengo diabetes mellitus?

Pues, como dice el tópico de los gallegos: depende. Depende de tu edad y del tipo de diabetes.

Así, la diabetes tipo 1 suele aparecer durante la infancia, la adolescencia o los primeros años de la vida adulta, es decir, en la década de los 20 años, como muy tarde. Acostumbra a presentarse de forma repentina.

Excesiva orina, sed, hambre constante, pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio son los principales síntomas que paceden los jóvenes enfermos de diabetes tipo 1, o insulino dependiente, ya que, al no generar insulina, estos enfermos tienen que inyectársela para poder subsistir.

La diabetes tipo 2, por su parte, acostumbra a presentarse ya en edades avanzadas y tiene un componente genético.  Sus síntomas suelen ser parecidos, pero menos intensos que en la diabetes tipo 1.

Uno de los peligros de esta enfermedad es que al ser tan leves algunos de sus síntomas, el diagnóstico se puede producir años después de su aparición, y en esos casos puede haber ocasionado ya graves daños.

Por último, la diabetes gestacional se produce sólo durante el embarazo, ya que el páncreas no es capaz de hacer frente al incremento de demanda de insulina derivado del aumento de reservas energéticas necesario para el desarrollo del feto.

En este caso, la aparición de la enfermedad no tiene por qué producir síntomas y se suele detectar a través de un análisis rutinario. Desaparece tras el parto, pero supone un precedente que aumenta enormemente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 con el paso de los años.

Hay otros tipos de diabetes, que se pueden producir por alteraciones genéticas, consumo de drogas o como efecto secundario de otras enfermedades, pero son minoritarias. Según las estadísticas que maneja la OMS, el 90 por ciento de los casos de diabetes del mundo son tipo 2.

Tratamiento

El diagnóstico se confirma con un análisis de sangre, y en ocasiones, es necesaria una curva de glucosa que determina cómo asimila el cuerpo humano la glucosa.

El tratamiento es, también, muy claro: reducir la glucemia. Para ello, los pacientes con diabetes tipo 1 necesitan insulina, y los de diabetes tipo 2, deben tomar medicación oral y en ocasiones, también son insulino dependientes.

Del mismo modo, es importante mantener un control periódico de la tensión arterial, y realizar cuidados podológicos para evitar el llamado pie diabético.

Las pruebas de detección de retinopatías para evitar cegueras; el control de los lípidos de la sangre que regulan la concentración de colesterol; y la detección de signos tempranos de enfermedades renales son otras medidas aconsejables para los pacientes con diabetes.

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Diabetes: Una enfermedad nada dulce

  1. Pingback: Cirugía de la diabetes: resultados esperanzadores que mejoran la calidad de vida en semanas | Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

  2. Pingback: Cirugía de la diabetes: resultados esperanzadores que mejoran la calidad de vida en semanas | Blog corporativo de Vithas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s