Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Blog de salud del hospital del grupo sanitario Vithas en Galicia

Don Quijote padecía psicosis reactiva

2 comentarios

Son muchos los análisis que se han hecho en los últimos 400 años de las aventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, la obra cumbre de la literatura española que estos días está en boca de todos al conmemorarse el cuarto centenario de la muerte de su autor, Miguel de Cervantes. ¿Sabías que su padre, Rodrigo de Cervantes, era médico y, sin duda, le contó algún caso clínico psiquiátrico que le sirvió de inspiración para sus obras? A partir de aquí, el psiquiatra Tiburcio Angosto ha hecho un estudio del Quijote que te contamos en este post.

Don Quijote padecía psicosis reactiva, según el doctor Angosto del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Don Quijote padecía psicosis reactiva, según el doctor Angosto del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Si hoy en día, Alonso Quijano fuese un paciente del psiquiatra Tiburcio Angosto Saura tendría un diagnóstico de psicosis reactiva; estaría tomando medicación; y probablemente internado en una Unidad de Psiquiatría de Agudos de un hospital general.

Pero como no es así, este psiquiatra del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima ha hecho un análisis del protagonista del libro más leído de la literatura española.

En primer lugar, llama la atención que en contra de la creencia popular, el propio Cervantes dice que no fue el exceso de lectura el que enloqueció a Quijano, sino no encontrarle sentido a algunos textos enrrevesados que leía y que se reproducen parcialmente en el primer capítulo de la obra.

Además, durante su proceso de “destemplanza”, Alonso Quijano demuestra cierto comportamiento compulsivo al comprar todo cuanto libro de Caballerías puede, incluso a costa de abandonar sus obligaciones y de vender tierras.

Delirios más que alucinaciones

Según Tiburcio Angosto, uno de los pasajes más popularmente conocidos del Quijote, la batalla que emprende con los molinos de viento, no es una alucinación, porque los molinos existen (alucinar es ver lo que no hay), sino una interpretación delirante (confunde lo que ve) de la realidad.

Lo mismo sucede con los odres de vino que ataca para defenserse de los gigantes que creía ver. ´También tiene delirios de grandeza, al nombrar, sin tener capacidad para ello, a Sancho Panza gobernador de la Ínsula Barataria.

Incluso, su idilio con Dulcinea del Toboso es un delirio erotomaníaco, ya que está convencido de que ella está enamorada de él, pero tiene que superar todas las pruebas que sirven de argumento a Cervantes para ser digno de su amor.

¿Por qué no en un manicomio?

Otro aspecto que llama la atención es por qué no ingresó en un manicomio. Y los había. En concreto, el de Toledo se inauguró en 1483. Y no sólo ese, había, al menos, otros siete. Incluso en Toledo y en Zaragoza se aplicaba una terapia agrícola muy avanzada para la época. Tanto es así, que siglos después, en el XIX, Phillipe Pinel, el padre de la psiquiatría francesa, alabó y reprodujo estas acciones.

Para Tiburcio Angosto, el no internamiento de Alonso Quijano en un manicomio le permite a Cervantes, por un lado, ofrecer nuevas aventuras de su protagonista, y por otro diferenciarse del Quijote Apócrifo de Alonso Fernández de Avellaneda.

No sólo eso, sino que el final de la novela, la muerte de un Alonso Quijano cuerdo, consciente de lo que ha sido, es clínicamente más coherente que la de  Avellaneda, donde el personaje ni fallece ni se cura; ya que la psicosis del personaje es de carácter reactivo.

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Don Quijote padecía psicosis reactiva

  1. Pingback: Don Quijote padecía psicosis reactiva | jrsantamariablog

  2. Creo que sufria de una psicosis atipica, pero mas cronica, porque no hay intervalos libres y la accion tiene una duraccion prolongada. Diria mas una parafrenia…
    Ademas, hay un curioso comentario del cura que dice “que fuera sus cavalerias, es un hombre de muy buen juicio” (cito de memoria). lo que ocurre con los pacientes que sufren de una forma de psicosis cronica no esquizofrenica (y no afectiva), en que lo delirio esta encapsulado del resto de la personalidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s