Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Blog de salud del hospital del grupo sanitario Vithas en Galicia

Protege párpados y ojos como el resto de la piel

Deja un comentario

Verano. Bañistas que se protegen con crema nada más llegar a la playa. Pies, piernas, cuerpo, brazos, manos, y cara… operación terminada y después… a desconectar con los ojos cerrados tomando el sol, pero… ¿tienen crema los párpados?  No siempre. ¿Por qué no? Además del riesgo de tumores, el sol puede estar detrás diversas afecciones que afectan a nuestra vista. En este post, la responsable de la Unidad de Oculoplástica del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, la doctora Yerena Muiños Diaz, nos explica qué debemos hacer para proteger los párpados y ojos durante el verano.

Playa crema y gafas de sol

Aliados del verano: gafas de sol y crema protectora

Hoy en día ya nadie duda de los efectos nocivos del sol sobre la piel. Todos estamos concienciados, en mayor o menor medida, de la necesidad de protegerse de los rayos solares en verano, pero a veces nos olvidamos de algo tan delicado como los ojos y los párpados.

Como cualquier parte del cuerpo, los ojos y los párpados también reciben los rayos solares y su abuso puede provocar diversas enfermedades como cáncer de párpado, queratitis actínica o neoplasias conjuntivales entre otras afecciones.

Quizás la más leve, pero molesta, de las afecciones que puede provocar el sol sobre los ojos es una queratitis, que se caracteriza por el enrojecimiento de los ojos, el lagrimeo, y la permanente sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.

Cáncer de párpado

Sin embargo,  uno de los efectos menos conocido del sol sobre los párpados es el cáncer de párpado. Al fin y al cabo, el párpado es piel y, por tanto, puede verse afectada también por el cáncer.

La mayor parte de los cánceres de párpado (entre el 80 y el 90 por ciento) son carcinomas basocelulares. Afecta casi en la mitad de los casos al párpado inferior (45 por ciento, aproximadamente), un 38 por ciento al párpado superior, y el 17 por ciento restante afecta a la parte interna del párpado.

La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, una vez tratado quirúrgicamente este tumor, la curación es definitiva. Para ello, el método quirúrgico más frecuente es la llamada técnica de Mohs, permite quitar totalmente el tumor y estudiar toda de la superficie para lograr la máxima tasa de curación, con el mínimo sacrificio de tejido sano.

Los síntomas del cáncer de párpado se parecen a otros cánceres cutáneos. No duele, suele implicar una lesión dura, con vasos dilatados y que cambia de forma lentamente alterando la estructura normal de la piel de los párpados. En muchas ocasiones se confunde con una verruga. Puede provocar sangrados y la pérdida de pestañas.

Hay que tener en cuenta que, si el tumor se detecta en un estadio inicial, es muy poco frecuente que haya afectado al globo ocular, pero si ha crecido más de la cuenta, el cáncer puede invadir la órbita.

Queratitis actínica

Otro de los efectos del sol sobre los ojos es la queratitis actínica. Una queratitis es una inflamación de la córnea que provoca enrojecimiento del ojo, dolor en el globo, lagrimeo y sensibilidad a la luz.

Es muy importante tratar esta afección pronto, ya que cuanto más se dilate el tratamiento, mayores pueden ser los daños causados en la córnea.

La queratitis actínica es la que se produce por quemaduras. Normalmente estas se deben a chispas, pero en algunos casos también se pueden producir por los efectos del sol, tanto en verano como en invierno al verse reflejado en la nieve.

Neoplasias conjuntivales

Son tumores que se desarrollan en la superficie del ojo, usualmente se confunden con otras lesiones como el pterigion, suelen estar muy relacionadas con la exposición solar y usualmente tienen un crecimiento bastante rápido, aunque en algunas ocasiones se desarrollan sobre lesiones ya existentes.

Este tipo de lesiones deben ser excindidas en su totalidad y en algunos casos usar tratamiento quimioterápico tópico adyuvante para su total curación.

La principal manera de prevenirlas es evitar la exposición directa al sol sin protección, bien sea con gafas de sol o con lágrimas con protección solar.

Fotofobia

A todos nos molesta la luz intensa, sobre todo si se produce al venir de un entorno oscuro, pero esto se convierte en fotofobia cuando el dolor intenso se produce, incluso con baja intensidad de luz.

Además de la molestia en sí, es un síntoma que hay que estudiar, ya que puede estar asociado a otras enfermedades como las quemaduras en los ojos, la uveítis, abrasión corneal, glaucoma, o epiescleritis.

En este caso, la prevención es evitar en la medida de lo posible la exposición a la luz intensa, no mirar nunca directamente al sol, y usar gafas de sol todo el verano.

Crema y gafas de sol

No sólo en el caso de la fotofobia, sino en todos los casos que hemos visto, las medidas preventivas son muy fáciles de aplicar: crema en los párpados, evitar la sobreexposición al sol, y usar gafas de sol.

Sin embargo, no vale cualquier tipo de gafas de sol. Existen en el mercado gafas de sol que pueden resultar muy bonitas desde el punto de vista estético, pero que no cumplen la función de protección de los párpados y ojos de los efectos nocivos del sol.

En cualquier caso, si tiene dudas, no deje de consultar con su oftalmólogo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s