Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Blog de salud del hospital del grupo sanitario Vithas en Galicia

Viajar en vacaciones: consejos prácticos de salud

2 comentarios

En verano más que en ninguna otra época del verano, son muchos los desplazamientos, bien en coche, en tren o avión. Y todos tienen un elemento en común: Un desplazamiento largo te deja el cuerpo baldado. O lo que es lo mismo, empiezas (o terminas) las vacaciones con una cita con tu fisioterapeuta. El coordinador de Fisioterapia del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, de Vigo, Pablo Blanco Miguez, nos cuenta cómo prevenir estas molestias.

trafico_salida_n-672xXx80

Estas molestias, que en algunas personas llegan a tener consecuencias más severas que tienen que ser tratadas por profesionales, se deben, fundamentalmente, a que pasamos mucho tiempo en la misma postura. Es lo que se ha llamado el síndrome de la clase turista, que, aunque se utiliza para los desplazamientos en avión, también se puede dar entre los pasajeros de un coche o de un tren que pasan horas en la misma postura. Esta inmovilidad aumenta el riesgo de formación de trombos circulatorios en las venas de las piernas; fatiga muscular y molestias articulares.

Y estas complicaciones se pueden agravar en el caso de personas con antecedentes personales, o familiares de trombos, que toman anticonceptivos, con antecedentes de enfermedades cardiacas, sobrepeso, o que se han sometido recientemente a los efectos de una anestesia quirúrgica.

También suele complicarse en el caso de las mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz; personas mayores de 60 años; fumadores; o personas con lesiones en miembros inferiores o superiores.

Y ante esta situación, los consejos más comunes a todos los medios de transporte serían hidratarse adecuadamente, cada media hora, como mínimo, aunque no se tenga aparentemente sed; vestir ropa y calzado cómodo; y realizar pequeños ejercicios con pies, piernas, manos, brazos y cuello periódicamente.

Además de estos consejos comunes, Pablo Blanco, tiene también recomendaciones específicas en función del tipo de transporte que se utilice.

La postura de los conductores

Así, por ejemplo, los conductores deben de tener el asiento en una posición correcta, cómoda, e indolora. La distancia entre el suelo y el asiento debería de ser de unos 30 centímetros y debería de tener una pequeña inclinación de entre 15 y 25 grados hacia atrás, de manera que entre el muslo y la espalda se presente un ángulo de entre 100 y 120 grados.

En este sentido, un buen truco que nos facilitan los fisioterapeutas de Vithas puede ser variar levemente la altura del asiento y la inclinación del mismo cada cierto tiempo, de manera que, aunque permanezcamos al volante mucho tiempo, la postura varíe.

Cuando en la autoescuela nos enseñan que el volante hay que cogerlo como si tuviéramos las manos a las dos menos diez en un reloj, no sólo es porque se trata de una postura desde la que se puede dominar el volante, sino porque es la postura más natural para conducir. Hay que procurar que los brazos permanezcan flexionados con un ángulo máximo de 45 grados para evitar lesiones en los hombros o los músculos trapecios del cuello.

La cabeza debe de estar apoyada sobre el reposacabezas para evitar los golpes bruscos sobre el raquis cervical que se provocan con frenadas y acelerones intensos. Para ajustar el reposacabezas hay que tomar como referencia las orejas y situarlo a esa altura de manera que el punto central de la cabeza esté bien apoyado. La parte superior del reposacabezas no debe de quedar por debajo de la parte más alta de nuestra cabeza, aunque sí podría quedar por encima.

Es importante realizar paradas frecuentes, al menos cada dos horas, e hidratarse continuamente con agua o refrescos, e incluso con frutas secas con alto contenido calórico. Además, es importante no realizar comidas abundantes ni pesadas antes de coger el volante, aunque sea para trayectos cortos, especialmente si es en un día soleado.

Y por supuesto, para los conductores que empleen gafas, una correcta graduación de las mismas puede evitar sobrecargas musculares en el cuello.

La postura de los pasajeros

Los pasajeros de un coche tienen mucha más libertad de movimiento que el conductor en un trayecto largo.

Con todo, debemos de tener en cuenta que los dispositivos de seguridad pasiva de los que están dotados los vehículos (cinturón, airbag…) están pensados para funcionar correctamente cuando el pasajero está normalmente sentado.

Por tanto, si tenemos los pies sobre el salpicadero, o estamos acostados, ante un eventual impacto podríamos sufrir daños ya no sólo por el choque, sino también por la acción de estos elementos.

También hay que tener en cuenta que, si nos dormimos en una postura poco natural, con el cuello retorcido, podríamos sufrir una tortícolis: Para evitarlo, es conveniente utilizar almohadas especialmente diseñadas para viajar.

Además, los pasajeros de coche también deben de seguir los mismos consejos que el conductor en cuanto a mantener una postura erguida, hidratarse abundantemente, y colocar correctamente el reposacabezas.

Estos consejos son aplicables, también a los pasajeros de tren, ya que, al fin y al cabo, la postura es la misma. En estos casos, una visita al vagón – cafetería puede resultar, además de refrescante, saludable.

Los niños en el coche

Los niños pequeños en el coche también pueden sufrir las consecuencias de una larga inmovilización, máxime si tenemos en cuenta que por su propia naturaleza parece que tienen más energía.

En primer lugar, es imprescindible que viajen sujetos por un dispositivo adecuado a su edad, peso y estatura. Y este dispositivo tiene que estar bien instalado y el niño bien sujeto. Los cinturones deben de tener una holgura de dos dedos aproximadamente, para garantizar su sujeción, pero al mismo tiempo no apretarles demasiado.

Además, debemos de garantizarnos que los niños están bien hidratados, y que están debidamente protegidos del sol y el calor. Aunque notaremos claramente cuando estén cansados ya de estar en el coche, es conveniente realizar más paradas de las habituales y dar un pequeño paseo con ellos.

En caso de que se duerman, debemos de asegurarnos que lo hacen en una postura cómoda y no sobre algún objeto o juguete que les pueda causar daño en el cuello.

Síndrome de la clase turista

El síndrome de la clase turista se da, fundamentalmente, entre los pasajeros de avión de larga duración. Para prevenirlo es aconsejable, como nos comenta Pablo Blanco, dar pequeños paseos cada media hora; no aguantar nunca las ganas de ir al aseo, aunque sea incomodo salir del asiento; y evitar las comidas pesadas antes del vuelo.

Mientras permanezcamos sentados, debemos adoptar una postura adecuada y correcta, es decir, con la espalda bien apoyada en el respaldo, dormir con la cabeza ladeada, aunque sin llegar a retorcer la cabeza, y las piernas estiradas.

Hay que evitar cruzar las piernas, ya que esta postura descansa una pierna, pero oprime la otra.

Ejercicios útiles

Independientemente el medio de transporte, o incluso, en los casos en los que debamos de permanecer mucho tiempo sentados en la misma postura (por ejemplo, en una oficina) hay una serie de ejercicios que podemos hacer para evitar trombos o pequeñas molestias.

Seguro que encontramos un momento para hacer unos pequeños ejercicios respiratorios: inspirar y espirar lenta y profundamente durante unos segundos, varias veces seguidas.

Debemos de hacer ejercicios con los dedos de los pies y pequeños giros de tobillo; podemos doblar y estirar las rodillas, una a una y las dos a la vez; y elevar la rodilla flexionando la cadera.

Otro ejercicio que nos recomienza Pablo Blanco es abrir y cerrar los dedos de las manos repetidamente; y empujar una palma de la mano contra la otra. Para concluir los ejercicios de los brazos, los podemos doblar y estirar hacia delante y por encima de la cabeza.

Por último, podemos hacer pequeños giros de cuello despacio primero en un sentido y después en el otro.

Todos estos ejercicios no deberían de llevarnos más de tres a cinco minutos, que, repetidos cada hora, pueden prevenir complicaciones o molestias musculares derivadas de tener que mantener mucho tiempo la misma postura.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Viajar en vacaciones: consejos prácticos de salud

  1. Pingback: Operación retorno de tráfico: ¿Qué hacer ante un accidente de tráfico? | Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

  2. Pingback: Operación retorno de tráfico: ¿Qué hacer ante un accidente de tráfico? | Blog corporativo de Vithas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s