Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

Blog de salud del hospital del grupo sanitario Vithas en Galicia

Operación retorno de tráfico: ¿Qué hacer ante un accidente de tráfico?

Deja un comentario

Concluye el mes de agosto y para la mayoría de la población las vacaciones de 2016 ya se conjugan en pasado. Mientras tratamos de hacer frente a la llamada depresión post vacacional, hay que tener en cuenta que para volver a la normalidad, lo primero, es volver con salud a nuestros lugares de origen, en la llamada “Operación retorno” de Tráfico. Para ello, es bueno seguir una serie de consejos para mantener la atención durante la conducción, permanecer hidratados y no caer en los brazos de Morfeo. Y en caso de que suceda algo, hay que saber qué derechos tenemos como víctimas de un accidente de tráfico.

Atasco de tráfico

La Dirección General de Tráfico y expertos calculan que en esta Operación Retorno, las carreteras gallegas soportarán el desplazamiento de unos 400.000 vehículos retornando a sus respectivos lugares habituales de residencia.

En los meses de verano se producen más desplazamientos de tráfico, los conductores circulan más relajados y es una época propicia para las distracciones. Quizás por ello, entre junio y agosto se produce una cuarta parte de las víctimas (fallecidos y heridos) del total ocasionado por accidentes de tráfico, según datos de la Dirección General de Tráfico.

El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, que ha sido puesto como ejemplo de gestión por la Fundación Salud Global en materia de tráfico, cuenta con una Unidad Especializada de Tratamiento Hospitalario a este tipo de accidentes. Esta Unidad se encarga de todos los trámites administrativos de la asistencia sanitaria de todas las personas implicadas en el accidente, y coordina las citas médico – asistenciales que se deriven de la atención en el servicio de Urgencias.

Prevenir, mejor que curar

Pero la mejor manera de acabar bien unas vacaciones es previniendo los accidentes de tráfico con paciencia en los atascos; y siguiendo las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico de uso de los dispositivos pasivos de seguridad (cinturón de seguridad en los vehículos de cuatro ruedas y casco de protección en los de dos).

Además, hay que evitar trombos y malas posturas, con una posición correcta, cómoda e indolora para conducir. Un buen truco que nos facilitan los fisioterapeutas de Vithas puede ser variar levemente la altura del asiento y la inclinación del mismo cada cierto tiempo, de manera que, aunque permanezcamos al volante mucho tiempo, la postura varíe.

Es importante realizar paradas frecuentes, al menos cada dos horas, e hidratarse continuamente con agua o refrescos, e incluso con frutas con alto contenido calórico. Además, es conveniente no realizar comidas abundantes ni pesadas antes de coger el volante. Los ocupantes deben de estar correctamente sentados, para evitar que la activación del airbag o del cinturón de seguridad, nos cause alguna lesión debido a una mala postura. En caso de dormir en el coche, debemos de evitar que el cuello esté retorcido y buscar una postura cómoda.

Los expertos en seguridad vial también aconsejan mantener entretanidos a los niños durante los trayectos largos en coche, para evitar que se impacienten. Es imprescindible que viajen sujetos por un dispositivo adecuado a su edad, peso y estatura. Y este dispositivo tiene que estar bien instalado y el niño bien sujeto. Los cinturones deben de tener una holgura de dos dedos aproximadamente, para garantizar su sujeción, pero al mismo tiempo no apretarles demasiado.

Y si tengo un accidente, ¿Dónde acudo?

Aún siguiendo todas estas recomendaciones, no estamos exentos de vernos implicados en un accidente de tráfico. En este caso, ¿cómo debemos actuar?

En primer lugar, tenemos que asegurarnos de que todos los ocupantes de nuestro vehículo están conscientes y ayudarles a salir del vehículo de forma segura, si no son capaces de hacerlo por si mismos.  En este caso, hay que tener especial cuidado con los niños, ya que, más allá del susto, pueden sufrir alguna lesión que no se aprecia a simple vista.

Si hay algún herido, debemos de llamar a los servicios de emergencia para que nos auxilien. Las víctimas pueden elegir libremente el centro sanitario en el que quieren ser atendidos. Las empresas de transporte sanitario (ambulancias) deben de respetar esta elección, si bien, pueden hacer sugerencias en función de la naturaleza de la lesión.

Hay que tener en cuenta que las consecuencias de la lesión pueden manifestarse horas después del golpe; por lo que siempre es mejor constatar en un centro médico que no hay lesiones a tener que acudir, horas después, a Urgencias.

Los gastos de esta asistencia los debe asumir la aseguradora del vehículo, si bien, la atención sanitaria del conductor causante del siniestro está condicionada a las cláusulas de su seguro. También están incluidos en el seguro del vehículo los gastos de desplazamiento del lesionado de su domicilio al centro asistencial donde está recibiendo tratamiento; así como la prestación farmacéutica necesaria.

Recientemente, la Asociación de Hospitales de Galicia (Ahosgal), a la que pertenece el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, ha iniciado una campaña divulgativa en el que se explican los derechos y deberes de las víctimas de un accidente de tráfico.

En este vídeo, que también se puede ver en el canal de Youtube del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, Ahosgal explica en poco más de tres minutos los derechos y deberes de las víctimas de los accidentes de tráfico.

¿Si veo un accidente en el que no estoy implicado?

Si presenciamos un accidente en el que no estamos implicados hay que hacer solo tres cosas y en este orden: Proteger el lugar del accidente, Avisar del lugar del accidente y Socorrer a las posibles víctimas con ayuda de los servicios de emergencia. Es lo que se conoce como conducta PAS (proteger, avisar y socorrer).

Es fundamental, en primer lugar, señalizar el lugar del accidente y proteger a las personas implicadas en el mismo, para evitar que otro vehículo los atropelle a las víctimas o a las personas que las están atendiendo.

A continuación, hay que avisar a los servicios de emergencias del accidente y del número de víctimas. Debemos llamar al 112 (que funciona incluso en lugares de poca o nula cobertura telefónica), indicar lo más claramente dónde nos encontramos, y seguir las instrucciones que nos vayan facilitando.

Por último, hay que socorrer a las víctimas. El auxilio es una obligación moral y legal, pero no puede convertirse en el origen de otra lesión que puede llegar a ser mayor. Por eso, es fundamental seguir las instrucciones que nos faciliten desde el 112, y hacer sólo, aquello que estamos seguros de que sabemos hacer; no debemos mover a las víctimas salvo que sea imprescindible y tengamos los medios adecuados para garantizar que no le vayamos a causar más daños.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s